El Heavy Metal brasileño en los años ochenta

La historia de la música popular de Brasil es inagotable. Nadie duda de que es una de las más ricas e interesantes de Sudamérica, e incluso de todo el mundo. El siglo XX vio nacer a géneros y escenas como la Bossa Nova, la Joven Guarda, y el Tropicalismo, entre otros. Pero el Heavy Metal brasileño no tiene nada que envidiarle a ninguno de estos movimientos musicales.

Nacido a principios de la década de 1980, el Metal brasileño explotó junto con el Punk y la New Wave. Algunos grupos cantaban en portugués y muchos otros en inglés, como resultado de la influencia que tuvo en ellos la Nueva Ola del Metal británico, como la incipiente escena Thrash y Death, que llegaba desde Estados Unidos y Europa.

He aquí algunas de las bandas más importantes del Heavy Metal brasileño de los ochenta.

Sepultura

Sin duda la que más repercusión tuvo a nivel internacional, sobre todo a finales de la década y hasta mitad de los noventa. Revolucionaron el Thrash y el Death, incluyendo elementos externos al género, y fueron una influencia insoslayable en toda la escena del Metal desde los 90 en adelante. Hoy en día siguen activos, y su relevancia no ha caído con el paso del tiempo.

Sarcófago

Formada por el primer cantante de Sepultura, Wagner Lamounier, Sarcófago es considerado uno de los grupos pioneros en el nacimiento del primer Black Metal, tanto a nivel sonido como en su estética.

Korzus

KorzusUn grupo esencial en el nacimiento del Thrash brasilero. Se caracterizaron por un sonido rápido y sucio, con elementos del Speed Metal y del Hardcore. Curiosamente, su primer lanzamiento no fue un disco de estudio sino uno grabado en directo.

Vulcano

Fundada en 1981, Vulcano es considerada la primera banda de Metal extremo, no sólo de Brasil sino de todo Sudamérica. Su influencia en Sepultura y Sarcófago es innegable. Crearon un sonido muy personal, lo que sumado a sus letras blasfemas, convirtió a Vulcano en una referencia crucial en el desarrollo del Metal extremo en Sudamérica.